Números

Mi prosa / My Prose

En mi primera vista, me dijiste que podía ser un cuatro.

El eneagrama de la personalidad, ¿qué opciones deja para la posibilidad de ser?

Cuando me hablaste de números, pensé en la numerología. Inmediatamente me puse a sumar los dígitos de mi fecha de nacimiento, ¿no era así como se calculaba? El resultado daba “5”.

Pero tú me dijiste que posiblemente yo fuera un cuatro y me leíste un fragmento de un libro —era el de Claudio Naranjo—. En ese fragmento había una mujer llorosa que se lamentaba de su sino, de su incapacidad de ver lo que ya tenía. Después vino lo de la envidia. Es otro cantar. No me queda espacio para hablar de esto.

Te emocionaste. Era como un acierto del tiro al blanco. Pero yo me sentía confusa.

Me preguntaste cómo me veía yo de pequeña, o con unos cuantos años más joven. Me cuesta responder a esas preguntas y recurrí a la inventiva. Eso creo. No sé.

Las conclusiones estaban ahí.

Me llevé los deberes a casa. ¿Un cuatro?

Puede que hable de ello un día.

Un comentario en “Números

  1. Pingback: Oráculos y otras suertes/2 — Cartas a un escritor/…a – Olga Rubal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s