De eneagramas

Mi prosa / My Prose

Cito textualmente:

«El siete (7) es el número natural que sigue al seis y precede al ocho. En algunas religiones el siete es un número sagrado al igual que el ocho. El siete representa lo bueno y el ocho lo malo.»

«El tres (3) es el número natural que sigue al dos y precede al cuatro. Es un primo gemelo con cinco.»

Ambas citas proceden de la Wikipedia.

Ayer leí la entrada del blog de una compañera de este espacio de WordPress. En ella reseñaba el libro de Diana Sánchez-Regas. Dejo aquí el enlace: https://jefademivida.com/2019/08/13/las-7-puertas-inteligencia-emocional-a-traves-del-tarot/

¿Qué significado confiero a los números? No he estudiado matemáticas, pero basta leer los términos número natural, número primo, numero gemelo, número ordinal, número cardinal, número entero, número real, número transcendental, número par, número impar, número racional, número fraccionario, número complejo… ad infinitum, para hacerme una idea de los múltiples significados, usos, y de la magia que imprime contabilizar la existencia tal y como la conocemos. Admiro los matemáticos, aunque me negué a seguir estudiando la matería de las derivadas y ecuaciones allá por la época en la que había BUP en el instituto. Los admiro por las herramientas que poseen para dividir el mundo, para interpretar la realidad.

En cuanto a lo mágico, yo me adhiero más a esto. ¿Los números significan algo?, ¿insuflan aliento a nuestra rutina?, ¿imprimen carácter a nuestros actos y pensamientos? No lo sé. Pero desde que me dediqué a indagar sobre mis probabilidades de ser, sobre la máscara o carácter que me me metieron en la maleta nada más nacer, para usarlo ahí donde se llegara un contratiempo, me he topado con más de un número significativo o mágico, ¿o solo es un significante al que le damos un contenido por necesidad? De nuevo digo que no lo sé. A lo más que llego siempre es a cuestionarme. Con las preguntas me quedo más tranquila.

Pero bueno, desde las matemáticas nos dicen muchas cosas los números, «cosas probadas», de esas que parece que tienen más peso, así que, ¿por qué no creer en su dimensión de significado?

En la entrada que leí ayer, en la reseña de la obra de Diana Sánchez-Regas, se menciona el número tres y el número siete —porque la obra los trata, lógicamente—, y esto me lleva a otras ocasiones donde ya he visto estos dos números, entre otros, en sus posiciones de significación o uso; por ejemplo, desde la psicología.

Están los siete tipos de inteligencia de Howard Gardner;

o los ocho tipos de personalidad de Carl Gustav Jung;

o los nueve eneatipos de la personalidad.

Etc., etc.

Sin duda el número imprime significado a la existencia, y sin duda la existencia está hecha de números.

Un comentario en “De eneagramas

  1. Pingback: Oráculos y otras suertes/4 — Cartas a un escritor/…a – Olga Rubal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s