En un extremo del piso

Dibujo y color / Drawing and Colour, Mi poesía / My Poetry
Carboncillo ©Rubal

Murieron en un extremo del piso.
Los últimos instantes,
días, semanas, no fueron bellos.
Pegué la oreja a sus pechos,
escuché sus últimos latidos.
Después nada;
silencio dentro de un pecho inmóvil.
Quietud. Nada.
Sentí miedo de ese vacío.

Un tiempo después, de noche,
yo cruzaba la penumbra
de la habitación que había
en ese extremo del piso.
Buscaba la esencia de sus almas, pero
no pude verla. No vi nada.

Un tiempo después, de madrugada,
me despertaba
y oía sus voces llamándome,
sus voces desorientadas por la necesidad;
el eco de sus voces recorriendo
todo el pasillo hasta mi cama.
Al final solo era eso, el eco,
o yo, que desde mi sueño
no reconocía el paso del tiempo.

En el otro extremo del piso
murieron un día, y sé que
no volveré a verlos ni a oírlos,
porque su verdadero hogar,
el que ellos una vez construyeron,
se halla ya muy lejos del mío.

Carboncillo, sanguina y grafito ©Rubal

2 comentarios en “En un extremo del piso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s