Anhelos y conciencia

Dibujo y color / Drawing and Colour, Mi prosa / My Prose
©Rubal

Me he dado cuenta de que me he pasado toda la vida, prácticamente, pensando que me gustaba escribir, pero acabo de descubrir que no era cierto. Me gusta escribir, sí; pero no me gusta tanto inventarme historias. Porque una cosa es que tengas la capacidad de montarte una historia, o una película, sobre algún tema en la cabeza, o bien que seas un gran lector de cualquier cosa, casi, y que por ello te apetezca alargar las tramas in aeternum o ad infinitum —mira qué bien me ha quedado—, y otra cosa muy diferente es que te apetezca o te figures que quieres escribir. No podría haber imaginado en el pasado el beneficio y el alivio que esta toma de conciencia me brindaría en el futuro. Qué descanso. Ahora leo con mucho más placer y leo, y veo, lo que me da la gana, incluyendo lo que «intelectualmente» se consideraría más patético.

Hace unas cuantas entradas dije que no podría participar con la regularidad con la que me gustaría en WP, porque había retomado mi actividad laboral después de una larga sequía. Creo que en el fondo lo que me pedía era hacer lo que me diera la gana cuando me diera la gana hacerlo. Creo que estaba ya tomando conciencia de algunas cosas que llevaba arrastrando desde vete tú a saber cuándo —aunque lo sé— y quería sacudírmelo de aquella manera, publicando en un espacio compartido, donde probablemente no tengamos tanto tiempo para leer tanto, pero sí ganas de sociabilizar a nuestra manera o de darnos a conocer, a veces con cierta desesperación por la incomunicabilidad de la propia sociedad de la que formamos parte.

La realidad es que no me importa si no puedo publicar con regularidad, porque lo hago cuando me apetece. Mi ritmo de trabajo de ahora me ha permitido priorizar y darme cuenta de qué me hace disfrutar. Antes me dedicaba a lo mismo, mis clases de inglés, pero siempre andaba con una esperanza, con asir algo que se me escapaba. Desde luego en cuanto escritura, siempre me andaba con ese rollo de que tenía esa «historia» en la cabeza que un día debería sacar. Menos mal que pasó. Durante unos años después, en dique seco en lo laboral forzosamente por la familia, las cosas se alborotaron en mi cabeza, pero finalmente y en este momento presente, al entrar de nuevo en un aula o al enfrentarme a un alumno en sus necesidades particulares, me recordó lo bien que me sentía en esos instantes. Solo puedo compararlo a cuando dibujo. Me pierdo y me desvanezco. Me olvido de mí misma para ceder ante lo que surge. No me ocurre cuando escribo. Es tan sencillo como eso. Encontrar tu elemento.

Daría lugar a páginas para hablar de encontrar tu propio elemento —psicoanálisis no, por favor, a estas alturas; no me interesa— y ya alguien como el especialista en educación Ken Robinson ha dedicado casi una vida entera de libros y conferencias hablando al respecto, así que para qué intentar repetirlo. Me basta con tomar conciencia de ello.

Por haber encontrado mi elemento y por volver a disfrutar de aquellos que sí escriben con vocación de fabular y hacerme soñar y olvidarme de mí misma cuando los sigo en sus tramas e historias, por todo ello, he podido ver que la regularidad con la que te dedicas a hacer algo, sea publicar en WP o socializar en la calle o en el propio hogar, no siempre depende del tiempo, sino de estar en sintonía con tus deseos o anhelos y con tu propia naturaleza.

20 comentarios en “Anhelos y conciencia

    1. Muchas gracias, Paloma, de verdad 😊… Más allá del ánimo que brinda un generoso comentario, lo cierto es que (y seguro que tú lo sabes) hacer algo que me gusta me hace sentir bien y es como debería ser, en mi opinión. Sí te recomiendo que lo leas y que lo escuches, a Ken Robinson. Tiene muchos libros sobre ello, pero con uno basta para pillar la esencia, por ejemplo «El elemento», pero si tienes un tiempecillo, te recomiendo ver un video que está en Tedtalks donde echa una charla al respecto (https://www.ted.com/talks/sir_ken_robinson_do_schools_kill_creativity?language=es) No sé tu competencia en inglés, pero tienes la opción de subtítulos en español, por si acaso. Espero que lo disfrutes.

      Me gusta

  1. Hermosa pintura, amiga. Y muy interesante texto. Creo que lo importante es encontrarte a ti misma con aquello que te gusta.
    Disfrutar de ti, ser tú en tu propia libertad, espacio y tiempo. Eso es maravilloso y si quieres publicar, publicas y si quieres pintar, pintas… Ese control de saber lo que te gusta y quieres hacer es parte esencial de tu propio ser, de ese aquí y ahora tan buscado, apreciado y tan nuestro. Es como sacudirte lo superficial y saber lo que quieres… y lo que necesitas. Me alegra mucho tu sinceridad. Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

  2. Muchas gracias, Julie. No puedo añadir nada a lo que has comentado. Es así. ¿De qué estamos hechos si no? La esencia de una no puede ser una obligación, porque sería una negación del propio ser. La palabra precisa es «sacudirte» lo superficial, lo que no corresponde. Has acertado de pleno. Un abrazo.

    Me gusta

  3. Me ha encantado lo que dices. Curiosamente, ahora mismo me siento muy identificada. Aunque yo nunca pensé que lo mío era escribir y he descubierto que me encanta hace relativamente poco, sí lo he hecho siempre sin darme cuenta. Pero soy consciente de que no tengo tengo demasiada imaginación, no se me ocurren cientos de historias y posiblemente no llegue a ser escritora. Pero el blog ha sido una especie de catarsis; y al principio escribía a diario, pero ahora hay días en los que no lo hago y no pasa nada. Como tú dices, lo hago solo cuando me apetece. Y estoy en ese momento de paz mental en el que solo hago lo que quiero cuando quiero.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Me alegro mucho de esta sintonía, Rosa. Yo también disfruto mucho creando entradas en el blog. Es de verdad catártico si se hace en el ritmo que una necesita, como tú dices. En mi caso, creo que me ha ayudado mucho en esto de ir tomando distancia de lo que no me gusta o no quiero hacer y en qué ritmo hacer lo que sí me apetece. Es que además el blog, a su manera, implica comunicación y muchas veces te brinda esa sensación agradable de no estar vertiéndolo en un pozo sin fondo. ¡Muchas gracias! Un abrazo 😊

    Le gusta a 1 persona

  5. Se siente tan bien cuando encontrars lo que te gusta hacer y te puedes perder te haciéndolo. Es lo que todos queremos. En mi camino, he aprendido que lo mas importante de aser un creador es que te gusta el trabjo que haces, y lo que piensan los demas no vale mas que tu felicidad, y eso va junto con haciendo las cosas cuando te de la gana. Tu arte es tuya, y es maravillosa.

    Le gusta a 1 persona

  6. Estar en sintonia con tus deseos y anhelos, no puedo estar más de acuerdo, sin embargo, el cultivo del arte, de cualquier arte, aunque no suponga una implicación profesional, contiene una exigencia permanente de mejora, de superación, que es también una manera natural de evitar la complacencia. No está reñido el disfrute y el goce de la creación con un cierto espiritu de combate, de lucha contra la materia que intentas dominar. Eso implica que, muchas veces, el arte duela. Y tiene que doler, notamos que avanzamos cuando arrastramos ese dolor. Como espectadores, como lectores, también lo sentimos (pienso en Kafka y en su mar de hielo), sin dejar por ello de sucumbir ante la belleza. Gracias por el post y un saludo de nuevo, Olga.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo también estoy del todo de acuerdo contigo. Pero que la lucha te pille en tu elemento, porque entonces es una imposición que no se sabe de dónde llega. La cuestión es, ¿se lucha por sacar el trabajo adelante o se lucha para estar a la altura de algo que se supone que debe ser de cierto modo, desde el dictado de una autoridad o lo que sea…? Disculpa la ambigüedad de la pregunta; es un tema espinoso y el espacio no da para mucho. Kafka es el mejor ejemplo que has podido sacar en este momento. Una vez leí en un libro que la proeza de Kafka es que escribía a pesar de si mismo, de su odio a sí mismo y eso sería porque la escritura era su elemento, estaba claro. Pero fuera de esta anécdota, que no sé cuánto de verdad tiene, aunque parece que se vislumbra en sus diarios, lo que me estaba sucediendo a mí con la escritura, no era esa lucha que duele por mejora, sino por no comprender qué estaba haciendo y estaba teniendo una sensación extraña e incómoda hasta hacerme infeliz que arrastro desde la adolescencia. Ya está bien el recorrido. Y no es que no la necesite, pero desde luego debía alejarme. Con el dibujo, sin embargo, también tengo mis luchas y mis controversias, pero al final soy feliz, o me siento que lo que sale soy yo. De todas formas, no creas que me puedo alejar de la escritura tan fácilmente. En el momento de publicar este post, pensé “basta”, y a partir de ahí, la cosa está siendo diferente. Ya le dije a otro compañero de WP que creo, en cualquier caso, que la escritura es de todas las artes u oficios, la más difícil de soportar si quien necesita usarla para expresar una sensibilidad o visión de la vida no se aviene con ella. Es continuidad del pensamiento y eso es jorobado según que momentos y qué circunstancias y qué se tiene aprendido de la vida. Mil gracias por comentar, por visitar y por el tiempo dedicado a esta muy larga respuesta. Gracias 🙂

      Le gusta a 1 persona

  7. Hola. Llego hasta aquí después de leer tu “conversación” con Evavill en su última entrada, y tus extensos comentarios. Que despertaron en mí una enorme curiosidad, aparte de que me caíste muy bien y me pareciste simpática y divertida. Entre otras cosas. Sincera y abierta también. Pues una de las cosas que tengo que decir es que, a tenor de lo que le comentabas a Paloma, no acabo de entender esas reticencias o dudas tuyas acerca de tus textos o de la posibilidad de combinarlos con dibujos. Claro que esas dudas son muy respetables. Lo digo porque tu blog me parece fantástico; tus textos son muy buenos y los dibujos no les van a la zaga. Este viernes visité algunas de tus entradas y las leí. Muy bien, y ya digo que también los dibujos me han encantado.
    Por ejemplo este texto. Caramba. Es prodigioso. Este texto rezuma sensatez, madurez, una gran capacidad de análisis, de introspección y de autoconocimiento. En otras palabras, de tener las cosas muy, muy claras. Todo ello en cuanto a todo lo que explicas, las diferentes tendencias creativas (escribir, pintar… ) y el sentirse a gusto con ellas, el que uno se exprese plenamente con ellas. Todo el tema de que a uno le guste escribir y después lo ponga en práctica o no, o qué va a pasar al enfrentarse a ello. Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices, y creo que no tantas personas logran entender como tú haces sus preferencias, puntos débiles y fuertes o limitaciones como tú has reflejado en este escrito. Entiendo lo que explicas del “me gusta escribir” y después los retos que supone el efectivamente ponerse a crear una historia, el fabular, como dices. Podría ponerme a mí mismo como ejemplo. Así, muy brevemente, desde adolescente siempre tuve claro que me gustaba escribir y me monté la fantasía de que de adulto sería escritor. Pero jamás me lancé en serio. Ahora reflexiono sobre ello y siento que me costaría mucho encontrar una historia que contar. ¿Qué narro, qué explico, y cómo? Ese es el gran interrogante que me deja bastante vacío. Total, que aparte de escribir en un par de blogs jamás he dado el salto de verdad para ser un escritor, lo cual sería en buena parte lanzarse a escribir algo tangible, un libro o novela. Hay otras posibilidades, claro, un blog de carácter literario, pero los míos no lo son (tratan de música y de espiritualidad, por separado). En resumidas cuentas, que entiendo muy bien todo lo que has expuesto y me ha dejado admirado tu claridad de ideas y tu madurez. Felicidades por haberlo visto tan claro. Y sin duda, uno debe hacer las cosas porque le place y como le plazca, no por ningún tipo de obligaciones.
    Hay una cosa más. Con tu permiso he tomado un párrafo de tu entrada y he escrito una entrada en mi blog “El camino del despertar”. Deberás leerlo para entender los porqués, las claves, qué me ha sugerido ese párrafo tuyo y cómo he conectado con las cosas que me interesa exponer. Espero no te importe. Creo que todo cobra sentido cuando lo desarrollo, aunque ciertamente me enrolle y quizá algunas cosas choquen o queden un poco en el aire. Eso principalmente para alguien que me lea por primera vez. Bueno, las cosas están muy claras en mi cabeza, cosa distinta es si en verdad consigo comunicarlas con claridad.
    Pues nada más. Deberías autorizar ese pingback que te va a aparecer en los comentarios, y que como debes saber es el enlace que te llevaría a mi entrada.
    Se supone que me seguirás viendo por aquí. Como te digo me ha encantado tu blog. Este texto o el último, creo, en que hablas de Tolstoi y lo que te pasó con sus obras. Muy bueno. Jamás he leído nada suyo. Qué vergüenza, ya me vale. Y ese dibujo de la ventisca de nieve es fabuloso.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola! Empiezo por el final No es una vergüenza que no hayas leído nada de Tolstoi; no se ha dado el caso y ya está. Hay muchas otras cosas que leer, solo unos cuantos (buenos seguramente) han destacado más que otros, y luego está el derecho a leer lo que a uno le apetece o se le cruce por el camino. Esto es otro tema que ha ocupado gran parte de mi vida y es largo. Pero bueno, eso en cuanto al final de tu comentario. Yo tiendo a la dispersión así que he encontrado el truco y es ir rastreando el texto por el final 😁… Es un placer haber recibido tu visita y haber leído tu comentario. Me halaga mucho en todo punto, aunque ya sabes que hay que saber tomarse los comentarios como algo natural para que no fosilicen en la mente de cualquier manera, que no se estanquen. Es una conversación y debe servir para construir y no para deleitarse en el espejo. En cuanto a mis escritos o dibujos, no es modestia, reserva o introversión; tampoco duda. En realidad es pausar el tiempo. Esa capacidad de análisis que mencionas, no sé, probablemente la tenga, pero lo que más practico es lo de escuchar el cuerpo y la cabeza. Si cuando hago algo entro en tensión o me alivia, por ejemplo. Lo distancio un poco y veo de dónde viene. Pero como algo más visceral. Me he cansado de no hacer caso de mi intuición. Disfruto así, no es problema. Con el tiempo va saliendo todo. El tema de la escritura, pues como tú de adolescente, más o menos. Pero antes de esa adolescencia me divertía y con el tiempo luego no. No sé a qué atendemos o a quién escuchamos o por qué nos dejamos llevar, que la cosa deriva a temas que no tienen nada que ver con el disfrute. ¿Que en la creatividad tiene que haber trabajo y que a veces duele? Tengo mis dudas al respecto, la verdad. Yo que creo que nos dolemos nosotros, la escritura no se duele. Es una herramienta de expresión. Es un tema largo. De todas formas le voy pillando el truquillo a corregir la deriva que se había arrastrado desde la juventud 😉 Por lo demás, te agradezco mucho la charla, las palabras, la apreciación de mi blog. Es un camino que se va a haciendo, como todos, y que me ha servido de muchísimo. Porque no soy tímida, pero sí muy muy introvertida para muchos temas, sobre todo los de la creatividad (hiper-autocrítica), y sigo siendo introvertida, pero la autocrítica ha desaparecido por completo, o me río de ello. Puf, magia. No ha sido realmente el blog, sino temas de la vida que han dado un giro, pero que proyecto en el blog. Otra cosa que disfruto en este espacio es el intercambio, cuando se da de verdad y la inspiración que brindan muchas publicaciones. Muchas gracias, en cualquier caso. Un abrazo.

      Me gusta

      1. Qué buena toda tu respuesta. Tienes razón, he escrito “qué vergüenza” con respecto a no haber leído a Tolstoi, pero es una expresión que perfectamente me podría haber ahorrado. Es algo sensacionalista, truculenta. Como dices hay muchísimo que leer y variado, uno debe leer lo que le apetece o lo que surge de repente.
        La frase “hay que saber tomarse los comentarios como algo natural para que no fosilicen en la mente de cualquier manera” es sencillamente genial. Pues no, no “lo sabía”, porque jamás me lo había planteado. Y ya la frase “es una conversación y debe servir para construir y no para deleitarse en el espejo” me ha hecho reír mucho. Otra genial y muy cierta. Sin duda ambas apuntan a huir de todo tipo de vanidad, autocomplacencia y creérselo demasiado, así que no pueden ser más sensatas y sabias.
        Muy sensato también todo lo que dices de escuchar al cuerpo y la cabeza, y lo de hacer caso de la intuición. Y es cierto, qué extraños son esos caminos que nos pueden alejar del verdadero disfrute, de aquello que nos haría más felices o en verdad deseamos. Tampoco sé a qué se debe. Una mezcla de muchas cosas: la sociedad, la educación, las imposiciones, las metas que uno se marca, el hacerse adulto, una excesiva autoexigencia y autocrítica, también autorreprimirse… en fin, creo que es un cóctel bastante explosivo y que se da.
        Y otra vez me has hecho reír: la escritura no se duele, nos dolemos nosotros mismos. Muy cierto. Si lees mi entrada verás que hablo sobre ese ego o imagen bastante artificial que nos construimos.
        En fin, tu respuesta ha sido una gozada y está llena de sabiduría. En serio. Huyo del peloteo siempre.
        Bueno, ahora voy a desaparecer…

        Le gusta a 1 persona

      2. Ok. Te dejo desaparecer como el genio de Aladino que ha soltado los tres deseos. Estaba respondiendo a tu preciosa entrada. Me alegro de haber cruzado nuestros caminos (habrá que agradecérselo al espacio de Paloma, que nos ha cedido la “salita de estar” de su blog). Seguimos en contacto. Un verdadero placer 😊

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s